FINGIR ES MENTIR

FINGIR ES MENTIR… y mentir es agotador

Cuando te conviertes en alguien que no deja salir su verdadero yo, no es porque quieres, muchas veces ni siquiera sabes que hay alguna alternativa.

Tu historia te fue llevando a necesitar con ansias la validación de otros, siendo el reconocimiento ajeno tú oxígeno, siendo la mirada del otro tu sistema de nutrición.

Claro que solo te estás mintiendo, frenando, limitándote, al querer solo mostrarte quizás para agradar, para encajar o para cumplir con lo que otros quieren o esperan de ti.

Que alguien no te haya amado o valorado lo suficiente en algún momento, solo fue un momento, cuando tú eres vida, mientras sigas vivo.

Depender del entorno, cultura, contexto o personas que te rodeen para definirte, es como querer encajar una figura geométrica en otra, por algún lado se rompe y en algún momento duele.

Existe gente que llega a destruir su personalidad incluso para ser incluida por los demás, convirtiéndose en seres posados, prefabricados y superficiales.

La buena noticia es que eso no es necesario, de hecho, es la peor estrategia, agotadora, dolorosa y cero rentable a lo largo del tiempo.

Porque ese es el detalle, hay tiempo y mucho. Pasar tanto tiempo siendo otro ser, para no ser lo que eres, destruye lo más atractivo, increíble y único que tienes para ofrecer,

¿Mandamos al carajo lo común, lo corriente?

¿Salimos de molde, ponemos tu sello y te vuelves alguien memorable?

#HagamosQuePase

Fotografía: el gran brothecito @cotur

(https://www.instagram.com/cotur/)